Fantastic Four (2015)

1.0

“Hace un año tenía una versión fantástica de esto. Y hubiese recibido críticas geniales. Probablemente nunca la verán. Esa es la realidad.”

—Josh Trank en Twitter

Cuando vi el tráiler de la nueva “Fantastic Four” y tomé en cuenta la atmósfera sombría, el tono “realista” y el énfasis en la plausibilidad científica, sabía que no saldría nada bien. La película estaba optando por el Darker and Edgier que vio su muerte en 2012 con su última gran película, “The Dark Knight Rises”, y el futuro colorido de “Avengers”. Encima de que pasó de moda rápido, los Cuatro Fantásticos son los peores superhéroes a los que puedes someter a este tratamiento. Esta pelicula ni siquiera es un último clavo en el ataúd, es un cadáver pataleando por reflejo post-mortem. 

Ahora, bien: yo no tomo en cuenta el buzz negativo o las calificaciones de Rotten Tomatoes. Entro a la sala de cine con esperanza y optimismo, e intento estar en sintonía con la película. Durante la mayor parte de “Fantastic Four”, lo estuve. Miles Teller como Reed Richard es un joven genio simpático y la historia arranca en la lejana tierra de… 2007 (qué viejo me siento), desarrollando su amistad con Ben Grimm. Es una construcción hermosa que merece una buena película a su alrededor. Jamie Bell es convincente como el pilar para su amigo. Su inevitable transformación en la Mole requería una resolución muy bien escrita y con mucha emotividad, pero es dejado de lado y Grimm perdona a Reed de la nada porque necesitamos acción.

El resto del elenco también es bueno, y eso solo frustra más. Michael B. Jordan y Kate Mara son mucho mejores que Chris Evans y Jessica Alba, aunque no se explore todo su potencial. Estas oportunidades perdidas empiezan por detalles perdonables y resultan en completa indignación; uno solo puede imaginar la frustración del director por las interferencias del estudio. El primer acto es mucho mejor que cualquier cosa que haya hecho el MCU, pero rumbo al final parece que vemos otra película.

Por desgracia la visión de Trank requería total control creativo: es más subversiva que blockbuster, y por eso el superheroísmo cae artificial. Toda la película es una historia de origen, y más específicamente, de cambios entre un grupo de amigos y su reconciliación. Iré aún más lejos: para funcionar, esta no tenía que ser una película de los Cuatro Fantásticos. No debía tener una marca de por medio. El resultado, al querer ser vendible, es un desastre tan grande que lastima las carreras de todos los involucrados. Los efectos especiales, que comienzan con body horror alucinante, terminan siendo risibles, como los diálogos. La batalla final es genérica hasta en la estética, oscura, azulada y con un pilar de luz hacia el cielo; claramente una movida apresurada y poco desarrollada, como todo aquí que no tiene que ver con la amistad de Reed y Ben.

Fantastic Four

Josh Trank

Anuncios

Un comentario en “Fantastic Four (2015)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s