The Good Dinosaur (2015)

3.0

HOLY SHIT.

Eso exclamé, casi como un reflejo, al contemplar el primer cuadro de “The Good Dinosaur”. O mejor dicho, saborear. Buena animación ya es algo que damos por sentado en grandes producciones, pero esta película es otro salto. Lo que supuse sería un mero postre después de “Inside Out” es la película más bonita de Pixar hasta la fecha, hiperrealista y con encuadres pintorescos. Fue hecha para verse en pantalla grande. La exactitud geográfica de los paisajes, las voluminosas nubes, la refracción del agua y los destellos del sol en el rocío… ver a dinosaurios caricaturescos deambulando por ahí es casi surreal.

“The Good Dinosaur” tiene agallas. Hay momentos de violencia, de asco, e incluso uso de drogas, cuando el dinosaurio y su acompañante comen bayas alucinógenas. Sin saberlo, claro. Este nivel de shock tiene razón de ser: es de las pocas películas infantiles donde los protagonistas sufren físicamente. Es un coming-of-age: en una familia de apatosaurios, el joven Arlo es muy débil y miedoso, pierde a su papá, aparece un personaje humano que lo fuerza a vivir una aventura, y gracias a esto madura y crece y se supera. ¿Qué dicen, que les arruiné la muerte del padre? Oh, ustedes lo hubieran adivinado también: es el Escenario de Muerte de Figura Paterna 1.0, completo con el augurio visual de lluvia y nubes arremolinadas.

Puedo imaginar a cada escena aquí siendo manejada de manera más blanda y accesible, pero se esquivan todas. Hasta los diálogos cursis de motivación que le echan en cara el mensaje a los niños son poéticos y cruentos: “la tormenta provee”, dice un pterosaurio maligno entre relámpagos en el clímax. Pero sin dudas, el momento más impactante es cuando la película nos tienta con el regreso del papá de Arlo, que no resulta ser más que un sueño. Un sueño aterrador donde este nunca voltea la cara, el tipo de pesadilla que conoce bien todo aquel que haya experimentado pérdida.

Suena muy oscuro, y lo es. Pero también es una visión colorida y vivaracha. Amo a los dinosaurios y me dio gusto verlos con diseños más libres y curvos. Los T-Rex rednecks son muy chistosos. Todos se ven táctiles a pesar de su esencia de doodle. Hay entornos de clima templado en vez de la selva en la que los vemos siempre en “King Kong” y “Jurassic Park”. A pesar de los baches de producción, “The Good Dinosaur” es una de las películas más únicas de Pixar; una lástima que vaya a pasar sin pena ni gloria.

The Good Dinosaur

Peter Sohn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s