Deadpool (2016)

3.5

Con tal de homenajear a “Deadpool”, empezaría esta crítica con algún chiste meta o alterando la estructura usual de mis textos, pero siendo sinceros, sería lo mismo que hago siempre, ¿necesito hacerlo ahora? Ustedes saben qué esperar tanto de mí como de “Deadpool”, y yo estoy aquí para tomármela en serio y hablarles de ella; porque sí, esta es una película que a pesar de su aire ligero y casual merece ser tomada en serio.

Cabe aclarar: no, no es un peliculón. No ganará Óscares, no es la mejor película de superhéroes jamás creada, no manifiesta ningún trascendental punto filosófico y tampoco cura al cáncer y te vuelve un mutante cuasi-inmortal. Sobra decir “no es nada del otro mundo” al principio de cualquier reseña de cualquier cosa. ¿Por qué chingados algo habría de ser “del otro mundo”? No existe ese idealista Otromundo. Y es bonito y está bien. A veces lo único que se necesita es ser diferente para ser un gran éxito. Y este es el caso de “Deadpool”.

Apuesta arriesgada como pocas, a esta película se le fue dada luz verde a partir de un metraje con Ryan Reynolds estrenado en la Comic-Con de 2015. La estética se veía algo amateur: daba la impresión de ser algo así como un fan-film de esos que respetan mejor al material fuente que los revivals oficiales (“Dragon Ball”, por ejemplo). A juzgar por los avances, la película parecía ser 50 % una pelea en autopista, 30 % romance, 10 % referencias al universo X-Men y 10 % cinematografía genérica.

Deadpool fue un personaje innovador: adoptó el humor posmoderno que la siguiente generación haría suyo, irónico y con desdén por la cuarta pared. A finales del siglo XX, se veía incluso en películas de Disney como “The Emperor’s New Groove”. No es algo fácil de ejecutar si eres un guionista viejo que no capta la idea. Tenía miedo, pero fue disipado por los créditos iniciales: producida por “un puñado de idiotas”, escrita por “los verdaderos héroes de la película”, con “un personaje CGI”, un “cameo innecesario”… glorioso.

Los guionistas Rhet Reese y Paul Wernick son en efecto los héroes aquí. Las limitaciones de presupuesto, locaciones y elenco no fueron obstáculo para ellos. Al contrario, parece haberlos estimulado. Empieza in medias res y en cámara lenta, con los créditos iniciales embebidos en la secuencia de acción principal, la cual se conecta con el final tanto como con el principio, de manera que ambos hilos te interesan por igual. Por la curiosidad, cada momento se siente vivo, ya sea gracioso, sentimental, o violento. La acción está bien, pero lo que más sorprende es el aspecto romántico. Es gracioso, pero sí, después de tantas burlas en internet respecto a su fecha de estreno, “Deadpool” es una opción viable para ver en San Valentín.

Normalmente el interés amoroso del superhéroe es una caricatura bidimensional, un maniquí que solo deben salvar y besar. No podría importarme menos si se muriera la “novia” de cualquiera de los Avengers, y aquí tenía el corazón en la mano cada que la Vanessa Carlysle de Morena Baccarin estaba en peligro. Además, tiene mucha presencia y 70 % más sustancia que prácticamente todas sus antecesoras espirituales. Su interacción con el Wade Wilson/Deadpool de Ryan Reynolds es tierna, es un romance nada tóxico y muy abierto, y un montaje de escenas de sexo es usado para más que para explotar la clasificación R: es un insight cómico que en menos de un minuto te dice por qué funcionan y como son como pareja. Toma eso, “Up”.

Lo que funcionó aquí será imitado hasta el cansancio, como ocurrirá también con “Guardians of the Galaxy” (el mismo James Gunn lo formuló en su muro de Facebook). A tan solo días de su estreno ya se sumaron al vagón de “superhéroes para adultos” una nueva de Wolverine con Hugh Jackman y una de Spawn. Pero no importa qué tan buenas o malas sean, porque en nuestra mente siempre queda el triunfo original. Siempre nos acordamos del “The Dark Knight” y no del “Man of Steel”. Bueno, también nos acordamos de este último para seguirlo lapidando en vídeo-ensayos, porque claramente los nerds no tenemos vida.

Observaciones adicionales

  • Iba a citar muchas bromas del filme, pero uno debe tener cuidado de que su crítica no se vuelva un “wey te acuerdas de esta parte cuando pasa esto wey no mames y luego le dice esto y xDDD”.
  •  Sabía que no era el único que piensa que “Careless Whisper” es lo más sensual del mundo :^] y que la canta con voz aguda. TIII RIRI TIII RIRI 
  • La escena post-créditos es GENIO PURO. No es lo que esperas, ni de cerca, y no hay manera de que la veas y te salves de… mejor vela por ti mismo, estás condenado. De cierta forma, es la parte más “jódete, MCU” del filme. Y eso es decir algo.
  • ¿Qué carajos esperan? Vayan a verla, hay pocas cosas como ver esto en el cine y escuchar las reacciones de la gente, sobre todo de los que llevaron a sus hijos pequeños a verla porque creen que las clasificaciones no significan nada.

Deadpool

Tim Miller

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s