Warm Bodies (2013)

3.0

En 2013, cuando cursaba segundo de prepa, mi siempre entusiasta y locuaz maestra de Historia llegó un día a contarnos de una película que había visto, “Mi novio es un zombie”. Había escuchado hablar de ella, pero la había descartado como una wannabe de “Twilight”. Según mi profesora, era realmente interesante.

Tres años despúes, me encuentro en un autobús en un viaje de cinco horas, y “Warm Bodies” emerge en la pantalla. Odio ver películas dobladas, así que intenté dormir, pero era inútil; estaba demasiado despierto. Decidí darle una oportunidad.

“[Isaac] Marion explora el significado de ser humano a través del viaje de R [el protagonista] hacia ser una persona, una historia que crece en escala mientras construye empatía y los verdaderos villanos del libro – cinismo, apatía y status quo – son revelados.”

– Paste Magazine en su reseña de la novela

¿Impresionante, no? La adaptación hace un buen trabajo. Comenzamos con un monólogo de R (Nicholas Hoult), un joven zombi adolescente de capucha roja, sobre lo horrible que es su vida. Está deambulando en un aeropuerto donde viven varios como él. Su narración nos da perspectiva: es una especie de estado comatoso, de parálisis del sueño.

Esta reinterpretación suena cursi, pero es muy aterradora. No puedes despertar pero tienes consciencia de lo que haces. El chico hasta siente culpa por comer carne humana. El cambio más radical al lore zombie es que comen cerebros porque los hace sentir emociones; una especie de droga. Mi yo científico se retorció en su asiento, pero el lado emocional es la propuesta fresca de “Warm Bodies”, que también trabaja con los dos moldes más populares en las historias de estos monstruos, el survival horror y el drama en una fortaleza. ¿Vieron “Dawn of the Planet of the Apes”? Aquí ocurre algo similar: los sobrevivientes deben aprender a confiar de nuevo en los zombis “buenos” antes de que los totalmente convertidos (esqueletos agresivos totalmente desprovistos de emociones) acaben con ambos bandos.

Julie (Teresa Palmer, una actriz con los nombres de dos chicas asesinadas en “Twin Peaks”, muy ad hoc) es una especie de lowkey Manic Pixie Dream Girl, curando al chico desbloqueando sus emociones. La película es toda metáfora obvia y estética emo: cuando los zombis empiezan a despertar, surge un resplandor rojo de sus pechos. Puedes averiguar si te gustará “Warm Bodies” dependiendo de cuánto te guste My Chemical Romance. Para los puristas del cine de monstruos será odiosa, pero es frescura entre tanto shock y violencia de “World War Z” y “The Walking Dead”.

Warm Bodies

Jonathan Levine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s