Sausage Party (2016)

3.0

Un crítico de cine debe acostumbrarse a tener su cabeza asediada por ideas sobre el texto que escribirá mientras ve la película. En “Sausage Party” llegó un punto en el que mi voz interna no sabía qué decir, y solo reía conmigo y el resto de la sala. Me esperaba algo gracioso de parte de Seth Rogen y Evan Goldberg, pero no una parodia visual de Pixar y su molde de objetos antropomorfos con consciencia y emociones. No solo encrudecen el concepto visualmente con drogas y sexo explícito sino psicológicamente. No hay mensaje sobre la amistad o ser tú mismo, sino una mirada al vacío existencial y el absurdo de estar destinado a ser puro desperdicio.

Es menos solemne de lo que se lee, en serio. Sin esta sustancia las caricaturas y chistes étnicos pudieron haber sido puro shock, y son shock, pero cortan parejo: hay un tarro de sauerkraut nazi que busca exterminar a los jugos (juice, jews), un lavash de Medio Oriente que se lleva mal con un bagel judío, un taco con la voz de Salma Hayek. Todos creen ser parte de un plan superior y miran a los humanos como dioses. ¿Qué pasa cuando los eligen? Lo que cada comida quiera pensar: generaciones de alimentos han pasado el tiempo suficiente en sus estantes para relatarse mitos hasta que se vuelven dogma. Si sales de tu paquete los dioses no te eligen, así que todo mundo suprime sus deseos. La escena donde finalmente se liberan vale el precio de entrada.

En 1938 tenían “La náusea”, hoy tenemos “Sausage Party”, que también puede ocasionar náuseas si el humor grotesco te repele. Es apropiadamente dionisíaco que una película existencial sobre comida remate con un llamado al hedonismo. Y sí, así como se lee, es todo tan extraño que por un momento te preguntas si no estás pacheco. En la filmografía de Rogen, es quizá la película que mejor emula ese estado junto con “This is the End”. En su corazón es optimista, sus caricaturas racistas una burla hacia todos nosotros, y no el producto de animadores llenos de odio. 

(Al menos no de odio racial, porque apuesto a que sí estaban llenos de un odio justificado por trabajar horas extra sin pago alguno o créditos.)

Sausage Party

Conrad Vernon, Greg Tiernan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s