The Beatles: Beatles for Sale (1964)

3.0

“A Hard Day’s Night”, tanto como álbum como película, es de las obras más optimistas, románticas y alegres del siglo XX. El LP que le sucedió ese mismo año, “Beatles for Sale”, es la oveja negra de la primera fase de la discografía de The Beatles, lleno de canciones originales que van de lo taciturno a lo autodespreciativo. Al igual que como lucen en la portada, los chicos se escuchan derrotados, cansados. El título parece casi un comentario al respecto de como funcionaba la industria: dos álbumes por año eran bastante comunes ya que el álbum como evento no era algo consolidado; era una mera necesidad comercial.

Lo bueno es que The Beatles, haciéndole honor a su estatus de la más grande banda de rock que jamás caminó por la Tierra, aún entregando trabajos a contrarreloj y forzados, lograban hacer cosas notables. “Beatles for Sale” se ve beneficiado por la influencia de Bob Dylan en John Lennon y por un reestudio de sus raíces mediante covers: entre ellos están “Rock and Roll Music” de Chuck Berry, “Kansas City/Hey, Hey, Hey, Hey”, “Words of Love” de Buddy Holly y “Mr. Moonlight”, considerada lo peor que The Beatles han grabado nunca. Uno se pregunta si fue una reacción a lo que la crítica ha considerado una regresión tras “A Hard Day’s Night”, que era todo material original. Realmente no hubiera tenido ningún pensamiento hostil contra estas interpretaciones de no haber leído nunca una palabra al respecto; The Beatles las revitalizan igual que como hacen con los covers de sus dos primeros álbumes y, por suerte, las originales son sus creaciones más expansivas hasta este punto.

Este es quizá el único disco de The Beatles de su fase boy band que requiere cierta repetición y atención para dejarlo crecer. El arranque inicial con la triada de “No Reply”, “I’m a Loser” y “Baby’s in Black” es igual de melódica y enérgica que sus otros hits de 1964, pero poseen oscuridad. Estos chicos ya eran adultos, y las canciones de amor y pérdida tenían nuevas dimensiones: “No Reply” explota en un “I nearly die”, y “I’m a Loser” dice “Although I laugh and I act like a clown/Beneath this mask I am wearing a frown” (“Aunque me ría y acte como un payaso/Bajo esta máscara porto un ceño fruncido”). El vals folk de “Baby’s in Black” narra un triángulo amoroso (“I think of her but she thinks only of him”) con un ángulo más psicológico, sexual, que ya es un indicativo de la naturaleza explícita que el rock cobraría al hablar de estos temas. Los días de velar todo bajo una capa de azúcar y la sola mención de “lágrimas” (en lugar de depresión, drogas, celos, y más sentimientos tóxicos) comenzaban a quedar atrás.

Es curioso imaginar como debió ser la reacción de algunos fans escuchando “Beatles for Sale” por primera vez en diciembre de 1964 tras haber recibido la faceta opuesta del grupo en junio de ese mismo año. Las posibles discusiones sobre las letras, qué habrán pensado de la armónica en “I’m a Loser”. Aunque creo que todos habrían estado bastante felices con “Eight Days a Week”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s