Cloudy with a Chance of Meatballs (2009)

3.5

Esta película tiene un título tonto en español, en inglés (“nublado con posibilidad de albóndigas”), y lo tendría en cualquier idioma. No puedes escapar de una premisa tan estúpida como comida cayendo del cielo. Así que es mejor no intentarlo. En 2009, aún en un año donde vimos a animales de la era de hielo convivir con dinosaurios, era fácil ver a “Cloudy” y su estúpida idea con una mueca de desdén. Pero hey, al igual que la estúpida idea de su protagonista, resultó ser mejor de lo que esperábamos.

Este es el debut directorial de Phil Lord y Chris Miller, un dúo que en últimos años se ha consolidado como respetable por su trabajo en “21 Jump Street” y “The Lego Movie”. En comparación, “Cloudy” parece algo menor, pero es un buen punto de acceso a su estilo: ellos la escribieron y, aunque es una historia de underdog-ganándose-a-la-chica bastante típica, aprovecha cada momento cliché para meter uno o varios chistes visuales o dobles sentidos tan malos que son buenos. Estoy hablando de cada momento: los créditos iniciales, el pasado del protagonista, la introducción al protagonista, las charlas con su padre (quien, como obligatorio papá de animación infantil, no lo acepta por quien es), vaya, incluso sus propios momentos contemplativos son interrumpidos por algo tan abrupto como un par de zapatos cayéndole en los ojos. Ni siquiera lo piensas y explotas de risa, porque aquí puede pasar todo.

“Cloudy” es satisfactoria porque no está avergonzada de ser una película animada. Los personajes de fondo lucen anodinos (los diseños calcados de “Davey and Goliath”), pero los importantes están tan exagerados que exudan personalidad y elasticidad. Flint Lockwood con su torso demasiado largo, Sam Sparks con sus muecas de Manic Pixie Dream Girl, Tim Lockwood (el papá de Flint) con una ceja tan prominente que prácticamente tapa sus ojos (una de las mayores carcajadas tiene que ver con esto), el alcalde Shelbourne (Bruce Campbell) y su engordamiento, y mi favorito, Manny, un pequeño hombrecillo á la Big Nose de “La pantera rosa” que parece ser el más aburrido hasta que te das cuenta de que es un polímata. El doblaje deadpan que le hace Benjamin Bratt es hilarante.

Esta es una de esas películas animadas que son tan como una caricatura matutina que escribir de ellas analizándolas demasiado parece innecesario. Son noventa minutos de chistes sin parar que funcionan, con una trama predecible que climatiza en una explosión de color e iluminación sumamente creativa. Es una película que si un hipotético hijo repitiera a cada rato, no me molestaría, porque es demasiado divertida. A quién engaño, yo la repito a cada rato. Y por dios, ¿alguien más ama lo irónico, innecesariamente grandilocuente que es su tema musical?

Cloudy with a Chance of Meatballs

Phil Lord, Christopher Miller

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s