The Student of Prague (1913)

3.5

“Oh pálido semblante taciturno, ¿quién eres,
enlutado retrato de tinieblas?
Di, ¿qué quieres de mí, ave triste de paso?
¿Eres un vano sueño? ¿Eres mi propia imagen
que ahora estoy contemplando en un espejo?”

—Alfred de Musset

En “El estudiante de Praga” el doppelgänger del protagonista emerge de un espejo gracias a una doble exposición perfecta que en su momento se dice provocó muchos gritos. El testimonio basta para considerarla la primera película de horror; es una adaptación libre del cuento de Edgar Allan Poe de 1839 “William Wilson”, donde un estudiante de ascendencia noble es acosado por un doppelgänger que frustra sus actos hedonistas, antropomorfización de la culpa inyectada por el superego.

En pantalla el doble cumple la misma función; la diferencia es que el estudiante aquí es pobre, y vende su alma a Scapinelli (John Gottowt) a cambio de dinero para poder perseguir a una mujer, la condesa Margit (Grete Berger).

Paul Wegener, actor de la compañía teatral de Max Reinhardt y director de la trilogía del “Golem” (de la cual solo tenemos la última parte), interpreta a Balduin, su físico muy poco creíble como el de un espadachín experto y rompecorazones. Al principio de la película se encuentra en bancarrota, lamentándose cabizbajo, dándose el lujo de ignorar a Lyduschka (Lyda Salmonova), la arquetípica chica popular del colegio que es amada por todos cuando ella solo ama a uno. Aparece posteriormente sin tener demasiada importancia, la mera sugerencia vacua de un triángulo amoroso con la condesa.

7 años antes de “Caligari”, este es un antecedente de que los alemanes ya tenían una fijación con la literatura de horror antes de la Gran Guerra y, a diferencia de otras obras tempranas que adaptaban este tipo de materiales, no estaba desprovista de los momentos más inquietantes en papel (“Frankenstein” de 1910).

Aquí sin embargo no hay expresionismo: la imagen es naturalista, pero el fotógrafo Guido Seeber da unos momentos de claroscuro muy potentes, como un juego de naipes que incluso parece una toma noir. Aún con todo eso, el elemento más trascendente fue el Scapinelli de Gottowt, iniciador de una larga lista de representaciones del satanás faustiano en la cultura pop como un con-artist elegante y de perfil afilado.

Der Student von Prag

Stellan Rye

Anuncios

Un comentario en “The Student of Prague (1913)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s